Avda. Barón de Cárcer, 40 - 4º - 8ª - 46001 - Valencia email: dracirbian@saludablemente.eu Teléfonos Cita Previa 96 394 38 62 - 656 42 68 37

La crisis de los 40

También llamada la crisis en la mediana edad.

La pérdida de seres queridos, problemas de salud, el distanciamiento de los hijos y amigos, son situaciones frecuentes en este periodo del ciclo vital. La combinación y concentración de todas  ellas en un corto espacio de tiempo, puede condicionar la aparición de trastornos como insomnio, pesimismo, ansiedad (manifestada como irritabilidad y enfados frecuentes) e incluso depresión.

En los hombres son frecuentes las adicciones (alcohol, drogas, sexo, ludopatías, trabajo).

En las mujeres coincide con las alteraciones hormonales que se producen durante la menopausia y este hecho condiciona que, paradójicamente, pidan ayuda con más facilidad y acepten la supresión de la regla más como una liberación biológica que como pérdida. Además toman conciencia y tratan de paliar los déficits hormonales y sus consecuencias en el organismo asistiendo al gimnasio y aumentando los cuidados tanto físicos como psíquicos: reanudan la carrera que dejaron por la crianza de sus hijos o se reúnen más con las amigas ya que tienen más tiempo para ellas.

crisis40

Pero lo más significativo para ambos sexos es, biológicamente, el alejamiento definitivo de la juventud, sociológicamente, el significado en nuestra sociedad de la entrada en los 40/50 (adulto con experiencia y criterio) y, psicológicamente, la conciencia de madurez.

En ocasiones la conciencia de madurez no aparece y el adulto maduro permanece aferrado a las conductas que tenía a los 30 años aunque ya haya superado la cincuentena. Pueden persistir algunos rasgos característicos de la juventud como la impulsividad, la tendencia al riesgo sin evaluar consecuencias y la baja tolerancia a la frustración. Cuando estos rasgos son muy acusados, persisten en el tiempo y la persona muestra incapacidad de reconocerlos, estamos ante un problema: los denominados trastornos de la personalidad.